Jugando con la imaginación… ¿Qué es la mente?

3259314501_1bdae3a1c2_zLa Mente es una palabra muy usada en nuestro vocabulario… Se le atribuyen cualidades de súper-héroe pues es asociada a dos conceptos: poder y control. En mi opinión creo que no tenemos ni idea de lo que es todavía. Sí…se habla de ella como algo inmaterial, pero ¿realmente es así? Sea lo que sea, ha de tener un punto de conexión más accesible. ¿Lo buscamos?

Lo que materializamos, antes pasa por el pensamiento. Si es algo que tiene imagen, lo pasamos por la imaginación para hacerle todo lo que se nos ocurra. Si os fijáis la imaginación es como aquel programa que nos permite hacer imágenes, y cuyo límite sólo está en ti mismo.
Imaginamos cosas que tienen un nexo con lo que ya conocemos. Podemos imaginar diferentes tipos de computadoras, pero siempre se van a parecer a las habituales. Entonces, ¿podemos imaginar algo sin referencias físicas? Si no lo probamos no lo sabremos. Cojamos cualquier concepto abstracto… Si es un sentimiento, por ejemplo alegría, imaginamos una persona sonriente, pero imaginar cómo sería la alegría en sí sin personalizarla es algo que puede costar de entrada. Intentemos hacerlo… De entrada es algo sin forma, si tuviera un color, sería cálido, ¿cómo es de grande? ¿tiene olor, sonido…? El único punto claro que sacamos es la no-forma, lógico, no está definido más que por un sentimiento (un estado), una sensación (la información en sí) y una palabra, que lleva toda la fuerza del concepto.
Os empezáis a perder? A la que entramos en el mundo sin forma es habitual…porque no hay una conexión clara con el mundo concreto (el de las formas) si no es creando lo que nos permite que lo vivamos desde “allí”.
Si entendéis esto, ya estáis empezando a comprender lo que es la Mente. Sigamos 🙂

Como todavía no existe el imaginario de la “Substancia Mental” (permitidme que le llame así…), tendremos que empezar a crearlo. Y que mejor momento que ahora, partiendo de donde nos definimos, que es en el Espacio y un Tiempo concretos, donde están los objetos. De esto sólo tenemos que quedarnos con el concepto, y comparándolo con lo que sería su expresión “contraria”. Así, tenemos el Espacio físico y el Espacio no-físico… La percepción del Tiempo tal y como la conocemos, u otra expresión.
El Espacio lo tenemos más claro que el Tiempo, es por eso que a veces sentimos queel Tiempo nos atrapa.

Empecemos a escribir en un Espacio físico, puede ser un papel, una pared, o una tablet… Ahora sigamos escribiendo en un Espacio no-físico. De entrada lo llevamos a la imaginación, claro, porque lo convertimos en una imagen…lo vamos generando y manteniendo en el pensamiento. Sí, hasta ahí bien, pero sigamos… Ese Espacio no-fisico, la tendencia es a darle forma, lo hacemos más grande, o más redondo… (seguimos en las formas físicas, ¿lo veis? Es la costumbre, jijiji!) Ahora en vez de escribir para adelante, cambia de dirección, por ejemplo hacia arriba (que en el fondo es ampliar una dimensión más…). Más! Coge una de las letras y hazla tan grande como puedas, sigue escribiendo en ese tamaño, ¿notas el límite de la forma? pues rebásalo! ¿Que te pierdes? Tranquilo, ya seguirás mañana o en otro momento del Tiempo, pero recuerda seguir en el mismo punto.

Jugar con el Tiempo es algo un poco más complejo, pero no imposible. ¿Qué significaría estirarlo? Empieza a contar en segundos 1,2,3… Más o menos podrías reproducir cómo lo hace un reloj, sobre todo si lo has tenido que hacer muchas veces. Si conoces esa unidad de Tiempo lo podrás hacer. Es conocer el valor de un segundo. Vamos a expandirlo…o sea, ese “segundo” que dure más o menos. Wowww! Pero si ya lo haces! Si no cuentas bien en segundos que conoces los harás más largos o más cortos, lo que pasa es que no lo haces de manera consciente, no está en la imaginación el Tiempo concebido de otra manera. Esto es así para que te mantengas en tu coherencia, porque el eje de tu identidad la sitúas en un Espacio-Tiempo (cosas muy abstractas, mejor lo dejamos para más adelante…). ¿No? ¿Queréis más? Pues empezad a imaginar un no-Tiempo…    

Pensad que es algo que estamos entrando, y empezamos con el “empezar a imaginar lo que puede ser”…
Así pues, cuando entramos en el imaginario de la Substancia Mental, jugamos con el Espacio y el Tiempo. De entrada lo que sabemos hacer es expandirlo o comprimirlo. Lo importante es jugar con él, tratarlo de manera diferente a como lo percibimos habitualmente. Estamos tan acostumbrados a los Espacios concretos (físicos) que entrar en Espacios no-físicos todavía no es ni novedad. Cuando hablo de entrar es entrar conscientemente, con la atención puesta en ello y “jugando”, pues es un lugar inexplorado y tiene sus propias “leyes”. Cuando las vayamos descubriendo podremos crear en ellos. La Mente sólo es un efecto del pensamiento, lo importante está en la acción de pensar, y es en ello donde desarrollamos nuestra parte “propia”, lo que yo llamo “Substancia Libre”.
¿Por qué substancia? Ya os lo he dicho al inicio… Lo que materializamos, antes pasa por el pensamiento, por eso es importante hacerlo con Conciencia 😉

Meritxell Castells 26/2/2014

Photo credit: Parée

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by Skylight
%d a los bloggers les gusta: