La Red

 

 

El tejido de lo existente se presenta como analogía en el previo paso de nuestro potencial creativo.

 

 

La experiencia de la información es cada vez más evidente. La necesidad de intercambios abre paso a un sistema de riqueza informativa que favorece la expresividad y estimula el auto-perfeccionamiento.
La red expresa el aspecto seguridad en la probabilidad de conectar con aquello que nos interesa. Nos perfeccionamos en formular la combinación de palabras adecuada para precisar el contenido, definiendo hasta la más minúscula expresión existente en ese colectivo neuronal que somos la humanidad, y como un fractal, la substancia mental desarrolla individualmente el registro de todo conocimiento, para salir de sí mismo y dar certeza a la analogía de la existencia.
Nos encontramos ante la experiencia de lo múltiple, la libertad de opción de encontrar cualquier cosa por muy difícil que sea…siempre que esté en la red.  Si damos tiempo a esta idea nos llegamos a plantear realmente la libertad. Pero no nos alarmemos. De entrada, nos lleva a pensar en lo que es realmente la red, y podemos decir que es el conjunto de todo lo que existe expresado en su aspecto información, y que es un aspecto esencial de lo manifestado, es lo que realmente nos sirve, y no solo como individuos pensantes sino como organismos.
El aspecto información ya existe como aspecto esencial de lo manifestado, cabe ubicarlo en un lugar que es en sí analogía del mundo abstracto. Una parte tiene su expresión en lo físico, son todos los objetos, formas, etc., o sea, todo lo que percibimos con los cinco sentidos. Pero que no es todo lo que existe, pues siguen habiendo expresiones que podemos catalogarlas como abstractas, sentimientos, pensamientos… en el fondo, todo converge en un punto común, su existencia como información.
El aspecto libertad lo encontramos en una continua paradoja, la opción ante lo múltiple y la limitación del movimiento a un solo espacio donde todo tiene posibilidad de acceso a todo. Si es posibilidad es movimiento que ejerce una voluntad de dirección hacia un punto, que solo desarrolla un individuo que busca. En cambio la inercia ante la información que ejerce el que no se opone a ser encontrado, se sublima ante la multiplicidad con el mismo elemento subconsciente que ésta ejerce.
El que busca conscientemente acaba encontrándolo todo, para más tarde plantearse si hay más, para seguir su eterna ansia de interactuar. Los niveles de manifestación de la información nos llevan al mismo concepto de matriz, una misma multiplicidad creadora, que precisa del propio creador para manifestarse. Hemos salido de la red social para entrar en la red individual, el propio sistema de pensamiento.
Nuestra propia red tiene la matriz del fractal de la red de lo múltiple como base, pues parte de la misma substancia que da vida a lo ya pensado. Y ejerce una continuidad hacia los niveles creativos que la propia substancia vida te invita en la continuidad de seguir generando existencia, una libertad que surge de la misma esencia del no espacio-tiempo. Solo una voluntad pura puede romper el vacío…adelante.

Posted by Meritxell Castells 15/12/2012

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by Skylight
%d a los bloggers les gusta: