Nano-robots, ¿A dónde vamos?

No conocemos la vida, y ya queremos suplirla. La nanotecnología en nuestro cuerpo se presenta como un avance médico que dice solucionar todas las enfermedades, pues se van a trabajar desde la prevención. En mi opinión, vamos a avanzar mucho con ello, pero en diagnóstico, pues se van a entender razones de la naturaleza que no se pensaba que existían. Para la cura real, solo hay un camino, y no es ese.

Nuestro proceder se asienta en algo que llevamos profundamente arraigado, suplir el máximo de acción posible con elementos externos, por considerar al cuerpo como algo vulnerable e incapaz de hacer su función defensiva.
No se comprende el modelo de salud, y la manera de solventar la adversidad es suplir las funciones con elementos externos. Pero el camino a la cura solo es uno, el resto son “parches”.

Las intenciones que reúnen este invento son muchas, aunque siempre nos enseñarán la parte que refleja la intención que continúa alimentando la necesidad. En la sociedad, el sentimiento de vulnerabilidad cada vez es más potente, pues se sigue imponiendo un enfoque y se alimenta con substancias químicas que además dificultan la comprensión. Pero, ¿qué supone suplir nuestra función defensiva? El término lo expresa claramente. Y la creencia en que no podemos hacerlo por nosotros mismos, que nuestro sistema no es suficiente es el mayor veneno que estamos entrando en el pensamiento en estos momentos, hasta el punto que es impensable todo lo contrario.
Si es un veneno es porque no es verdad. El sistema inmune empieza en la propia mente, en algo que solo puede aportar uno mismo, la propia certeza. Si no se ha desarrollado, es porque hay poca honestidad en la sociedad, pero la suficiente para lograrlo.
Solo hay que pensar en la vida para entenderlo, y suplir nuestras funciones solo agravará más el problema.
Todo en la naturaleza tiene su sentido. Vemos a los virus como un depredador que puede acabar con la raza. Y sí, esto puede pasar…y no va a haber ningún nano-robot que nos salve, pues solo reproducen lo que conocemos, son creaciones nuestras, llevan nuestra limitación cognitiva, y si no hemos llegado a elaborar el modelo de salud, conocer el secreto de la vida es algo más difícil.

Conocer este secreto es un camino, pues depende del propio desarrollo. Entendemos aquello que estamos preparados para ver, cuando nuestro “hardware” reúne las condiciones cognitivas para entenderlo conscientemente. Mientras, lo que podemos hacer es construir este camino, algo que como os he dicho, no se ha fomentado desde los que imponen su intención a que esto no pase, los que controlan, pero también por la sociedad, los que desean ser controlados.
Un camino erróneo solo acabará destruyendo, por mucho que sea justificado un potencial hacia la cura, las bases son erróneas, no existe desde esa perspectiva.
Perder el poder solo beneficia a aquel que desea controlar a todos, pero este, está sometido a su misma intención, y acabará sucumbiendo, pues un error estira la verdad, pero es limitado, y eso lo comprobamos constantemente, cada vez que muere alguien.
Un nano-robot que se alimenta de nuestra propia fuente de energía, puede ser eterno en un cuerpo. Nuestro cerebro es físico, y nuestras funciones psico-emocionales son perfectamente previsibles pues pueden definirse. Los nano-robots pueden ser ser utilizados para controlar la psique, aunque no pasarán de ahí, pues no pueden ser programados para suplir el aspecto conciencia.
Los eventos se enfocan como producto de mercado, y será así en todo los aspectos de la vida que se definan. Cada definición es un dato más del funcionamiento de ese todo…pues es así como funciona la vida. Podemos observarla como separado para comprender sus partes, pero hasta que no la veamos como un todo no comprenderemos nada.

Los nano-robots se han empezado a estudiar en la necesidad de solventar la vida en el espacio… La vida en la Tierra empieza a convertirse en algo cada vez más tenso, pero es la imprevisibilidad aparente la que condiciona a buscar otras maneras de seguir existiendo, en vez de arreglar los errores. Enfrentarnos a nuestras direcciones y cambiarlas cuando no funcionan es un tema de honestidad. Como veis, todo lleva a lo mismo.
La vida en el espacio se rige por otras leyes, y esto no se tiene en cuenta, pues el enfoque con el que se avanza en este estudio es el mismo con el que se enfoca la salud en el planeta. Si os fijáis, todavía se persigue el secreto de la fuerza de la gravedad.
Para avanzar en un campo completamente nuevo, la única vía segura es el fractal de lo que ya conocemos…volvemos a lo mismo. Es el próximo punto firme en la evolución, y hasta que no se realice, todo avance será un fracaso hacia la destrucción de la raza, por el motivo que os he explicado. Es una decisión de alta responsabilidad, que cada uno debe tomar individualmente.

 

Escrito por Meritxell Castells 23/9/2013

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by Skylight
%d a los bloggers les gusta: