Encontrar otras formas de vida

 

Buscamos la posibilidad de vida en otros planetas basado en lo que conocemos.
Pero puede existir vida basada en componentes que ni nos imaginamos que puedan existir… ¿Como los encontraríamos? Sabiendo lo que estamos buscando.

La vida, la conocemos en el tiempo…mortal, basada en ciclos de generación y regeneración. Es el acontecer en una forma concreta, con un periodo de tiempo que funciona como una constante para cada especie, dentro de unos márgenes que sostienen la variabilidad de nuestro particular uso de la materia.

Si pensamos en su estado perenne, sería la parte que no cambia de forma, con lo cual la vida la podemos definir como aquel estado de la materia expresado en una forma limitada a un tiempo. La materia es la misma, pero en una forma u otra.

El concepto de información es una constante en todo lo que existe. Interactúe o no, es la identidad que expresa la forma. El lenguaje de la materia es comunicación interactiva en sí misma. Esto es muy útil a la hora de buscar nuevas formas de existencia, pues quizá hemos de buscarlas en nuevas maneras de interacción.
Y, ¿cómo se expresa la interacción? En su acción, y por pura química en su estado natural. Es más sencillo buscarla desde su substancia no cambiante, pues sería la manera de presentar cualidades comunes a nosotros, encontrándolas en nuestro campo de interacción.
La materia siempre está, en una forma u otra. La forma es nuestra identidad, la específica combinación de condiciones físicas.
Los que convivimos en un mismo tiempo tenemos una identidad parecida.

Comunicarnos con la materia es lo que más sabemos hacer, aunque de manera no consciente. El entorno es un ecosistema para cada uno de nosotros, con todos los niveles de complejidad… Materia también es leyes, todo se expresa para el que aprende a verlo.
La comunicación empieza en los niveles subjetivos, allí es completa. Hacerla consciente es un reto, que de entrada vemos como algo sumamente complejo, pues no conocemos cognitivamente el entramado de este asunto… Pues, ¿dónde si no en los estados elementales de la materia, se podría dar lugar una comunicación que no está limitada al espacio ni al tiempo? Solo se necesita ser consciente de estos estados y dirigir la comunicación sabiamente.
En la interacción más elemental está el secreto de la comunicación inteligente.

Las leyes de la materia son exactas a su contenido, y se expresan como tal. La exactitud es certeza, no hay condicionamientos, ni emotividad alguna. Es expresión pura.
La comunicación obedece a una química exacta teniendo en cuenta todos los niveles de comunicación. Evidentemente, si no somos conscientes nos enteraremos ni de la mitad, o incluso menos, aunque eso no significa que no exista.
Dependerá de lo conscientes que seamos interactuaremos en mayor o menor parte, pues la conciencia es un elemento más en esa interacción.

¿Qué quiero decir con todo esto? Que busquemos la comunicación inteligente desde las bases de la materia, pues es donde un ser evolucionado crea su canal de comunicación. El lenguaje es el más universal que existe, y no está sometido ni al espacio ni al tiempo. Hablo de los niveles donde la materia tiene una estrecha comunicación con con y desde cualquier punto del cosmos. Como os he dicho…solo hay que llevar allí la conciencia, algo propio de la evolución, pues solo cuando respetamos el lugar y las gentes de nuestro planeta estamos preparados para establecer contacto con el exterior. Solo hace falta observar donde estamos y ver nuestras limitaciones. Es evidente que como sociedad, empezamos a tener la opción de estar preparados.

 

Posted by Meritxell Castells 23/10/2013

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by Skylight
%d a los bloggers les gusta: