El enemigo de la innovación: la cristalización

Scanning of a human brain by X-raysInnovar es algo que gusta a todos pero muy pocos consiguen romper moldes. El resultado es una sociedad que repite los mismos patrones con otras combinaciones. Innovar de verdad, es algo que empieza a funcionar con otras reglas. Un ejemplo de ello es la computación cuántica, que ha requerido entrar en otro “mundo”. Empezamos a trabajar la materia con otras leyes…un campo abierto a la verdadera innovación. ¿Pero qué ocurre cuando nos quedamos en el mismo lugar? Os lo explico.

La cristalización es una permanencia a la manera de hacer las cosas que ya es necesario trascender. La existencia es algo muy rico como para quedarse en un punto. Pero…¿por qué ocurre? Os he dicho muchas veces que la mente es un diamante. Esto quiere decir que el pensamiento es capaz de cristalizarse, de quedarse en una manera concreta.
Generalmente el pensamiento se construye en relación con la naturaleza de “lo pensado”. En el ejemplo de la cuántica se ve muy claro. Para entrar en su comportamiento, la manera de pensar pasa de lo concreto a lo abstracto. En la práctica necesitas algo más que un pensamiento ligado por secuencias, pues lo abstracto es como algo desconectado de la realidad. La finalidad es conectarlo, lógico, y podemos pensar que hemos de entenderlo con el pensamiento secuencial. Es fácil verlo así cuando no se conoce nada más.

Os quiero hacer llegar un poco más… Imaginad cómo sería un pensamiento sin secuencia, y conectado. Es como un salto al vacío. Lo más parecido que conocéis es la intuición que vemos en un visionario, y aplicado a la ciencia la teoría de los “agujeros de gusano”. ¿Cuándo requeriría que funcionásemos con un tipo de pensar así? Siempre que necesitemos procesar más información del tipo de “mundo” que no está sometido al espacio-tiempo tal y como lo conocemos… Algo que muy pocos en estos momentos pueden imaginar. De entrada lo vemos como algo fuera de época…una mente del futuro. Os lo puedo asegurar, funcionaremos así y mucho más.

Pero antes hemos de entender dónde estamos ahora, y el peligro de la cristalización. Muy pocos tienen el valor de enfrentarse a nuevas formas de pensamiento. Una cristalización es una cima, alta, fuerte, robusta…es un diamante. Pero el diamante es tan duro que no encuentra la planta que pueda desintegrarlo, para continuar su evolución en un reino superior. Se queda en la perfección del reino mineral, sin ver que ha llegado a un punto que no trasciende, precisamente porque cree que ha llegado a lo más alto.
La mayoría de líderes, están en este punto.

Lo que genera y mantiene una cristalización son los valores sociales, no los individuales, pues un individuo con un mínimo de auto-conciencia puede generar sus propios valores en base a sus necesidades evolutivas actuales…y no a los prejuicios hacia el cambio. Los valores individuales van en función de lo que podemos considerar un acto heroico. El que supera sus propios límites se ha lanzado al vacío, trascendiendo algo que ya ha completado, y que no tiene sentido mantener…pues va cristalizando todo el espacio creativo. Si lo ha hecho es porque cree en sí mismo, y en su potencialidad, algo que abre el campo de la continuidad hacia próximas metas. La piedra que se queda en diamante no será nunca una orquídea.
La cristalización puede darse a cualquier nivel, aunque la del pensamiento es la que más condiciona a la acción.

La comprensión de cualquier acto innovador requiere trascender la manera de pensamiento actual. Lo más cercano lo aporta el cine de ciencia-ficción, pero la mente secuencial lo interpreta como futuro lejano…y estamos en un momento que ya debería ser presente. Nos imaginábamos volando con nuestros coches en el 2000… Es evidente que algo pasa.

Y ahora lo que todos esperáis seguramente… ¿Es posible la descristalización? Evidentemente que un diamante es difícil de romper, pero su dificultad no está en su estructura, sino en que es una acción que lo ha de hacer él mismo. Un cambio de dirección es suficiente, algo que no es sencillo, puesto que la dirección viene motivada pues nuestros intereses. Desde la motivación…por aburrimiento. Desde la conciencia…cambio de valores. Desde la necesidad, una “ostia desde fuera”, que podemos considerar un regalo, una oportunidad para salir de ello, pues la cristalización es un acto de voluntad. La persona es consciente de que se está quedando ahí, pero prefiere acogerse a lo que le da poder que abrirse a nuevos campos de experiencia.
Aunque lo cristalizado sea el pensamiento, el plano repercutido es el de la acción. Por ejemplo, una serie de individuos pueden tener una manera de pensar muy avanzada, fuera de lo habitual. Si crean un proyecto demasiado fuera de tiempo, tendría repercusiones pues la sociedad no lo usaría con la conciencia que requiere… ¿Estamos preparados para volar con nuestro vehículo…todos? Antes necesitamos unos cuantos reajustes…por ejemplo una ampliación en la percepción de los espacios, algo que la mayoría de los cerebros actuales ni procesa, ni imagina, pues están asumidos en sus cristalizaciones.
Os pondré algunos ejemplos de cristalizaciones que vemos en la actualidad.
 
La expresión de la palabra. A excepción si usamos el lenguaje matemático o el de la música, que ya marcan una diferencia, la expresión de los conceptos tiene una estructura muy similar en la mayoría de la población. Muy pocos destacan por su manera de expresarse, algo que sería exclusivo e identificable entre millones. Podéis pensar que incluso esta exclusividad es una especie de cristalización…y encima identificable. Tenéis que distinguir la identidad que se está expresando y la que ya debe trascender. El que es innovador, innova constantemente expresando la no cristalización como una especie de aversión por la repetición continuada.

El tipo de liderazgo. El absolutismo ya es algo caduco. Estamos en la era de la comunicación y lo que prevalece como punto común en todas las cosas es el concepto de información…algo sin relevancias. Como información todo tiene el mismo valor. En una empresa, es tan importante el director como uno de los obreros. Cada cual en su papel, es “imprescindible”. En la vida cotidiana lo vemos constantemente… ¿Qué es más importante, una naranja o el Iphone5? Depende si tienes hambre o necesitas enviar un mensaje. Parece de risa, pero muchos dirían sin pensarlo dos veces, el Iphone5.

Valores actuales. Por ejemplo la dualidad moral bien-mal. Si os fijáis no sale del individuo que piensa y actúa con conciencia. Han servido para una determinada época, pero ahora ya sabemos pensar, y las acciones podemos valorarlas desde la conciencia de su sentido. Otros valores son los que nos han impuesto y que la sociedad los sigue haciendo por inercia…ante la falta de los valores que genera él mismo para sí con conciencia.

La cristalización aporta muchos problemas. Estira la realidad en una expresión fuera del tiempo coherente, donde todas las interacciones se producen en un orden natural. Los problemas que vemos actualmente en el mundo vienen por cristalizaciones, especialmente los errores. Si un diamante permanece en el Tiempo, simplemente no trasciende, pero se queda en diamante. Si lo que permanece en el Tiempo es algo erróneo, el conflicto ya no está en la trascendencia sino en los efectos de su continuidad.
Puede evitarse. Sabemos cuando se está produciendo y hay una manera sencilla de detectarlo que os explicaré en otro post con más detalle. Para los de la generación de “Súper-ratón”…”¡Hasta el próximo artículo amig@s! Y no olviden descristalizarse para innovarse!!!”

Escrito por Meritxell Castells el 10/12/2013

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by Skylight
%d a los bloggers les gusta: