La interacción como desarrollo creativo

color-spectrumLa interacción es un ejercicio de creatividad tremendo, y aunque comunicarnos es lo que hacemos constantemente, la clave para que no se quede ahí, está en hacerlo conscientes de todo el proceso. Empieza en la voluntad, y para hacerlo con un cierto sentido te has de meter en ello, has de entrar a comprender lo que el otro está comunicando, y a partir de aquí, si llegas a comprender sus razones, puedes añadir algo más a lo que está diciendo. En esta acción, de manera natural, superas tu propio límite. El impulso creativo empieza aquí.

La interacción que conocemos es química, es un intercambio con tendencia a la estabilidad, igual que en una reacción de elementos. Esa estabilidad es completar el intercambio. Como todos somos únicos, individualmente tenemos nuestra particular identidad que ofrecer, por eso un intercambio siempre aporta enriquecimiento al que sabe aprovecharlo.
La voluntad de intercambiar empieza por saber quien es el otro, es saber qué vamos a intercambiar, pues tenemos que identificarlo para saber exactamente qué nos falta y qué podemos aportar. El registrar todo lo que hacemos tiene un sentido, el no perder energía repitiendo lo que ya hemos vivido. Hemos de tener en cuenta de que casi toda tarea la hacemos “por defecto”. En el momento que le ponemos conciencia, no solo podemos definir cada pequeña expresión, sino que además empezamos una nueva fase de esa comunicación, donde, lo que transmites es algo nuevo. Añades algo y lo haces perfectamente consciente. El disfrute es tal, que ya no quieres interactuar de otra manera. Sí…cuando todo es aprovechado el efecto es este, hay un gozo tremendo detrás de una acción con sentido. En el fondo, estás traspasando tu límite, a partir del empuje de un catalizador al cual tú solo has sabido aprovechar.

Por si no os queda claro, os pongo un ejemplo. Leemos un artículo en un blog, a veces hacemos comentarios y a veces no…pero, ¿de qué depende?. Independientemente que lo hayamos entendido o no, la interacción sale de la voluntad. Si hemos acabado de leer el artículo porque nos aportaba algo, es más lógico que se despierte dicha voluntad. Si no, ese tema no está en nuestro punto de mira y la interacción está descartada. Cuando te metes en ello, si hay una voluntad interactiva ya en nuestra manera de ser, buscamos la interacción. Esta puede quedarse en un “estoy de acuerdo, es un artículo genial…” o un “no me gusta, no estoy de acuerdo”, y cuando es así no sale nada nuevo. Incluso el reconocimiento de la labor del autor es más grato si existe interacción. ¿Cuándo entonces se produce el acto creativo? Cuando comprendes realmente lo que hay tras esas palabras, y no se limita a lo escrito, sino al conocimiento de lo que hay detrás, su creador.
Cuando conoces realmente el conjunto de lo que esa expresión representa (creador y su obra), puedes generar una respuesta consciente añadiendo algo completamente nuevo, aunque sea una forma diferente de llegar a ello. Añades…enriqueces la expresión con algo diferente a lo expuesto allí. Lo interesante es que esa expresión sale con un impulso imparable de constructividad. Es el impulso de un ser creativo, que se nota como un empuje irresistible a enriquecer la existencia. Para el que ha escrito el artículo, interaccionar así es el mayor regalo que le puedes hacer, pues es tu identidad, auténtica, que solo se transmite en un acto consciente de este tipo. En términos cotidianos decimos que “sale del corazón”… ¿y no es desde el corazón una manera más personal de proyectar tu voluntad en tu acción? El secreto de esta comunicación es…que es completa, y lo que encuentras tras ella es una interacción más Humana.
Pensad que si hemos de aportar algo nuevo e innovador es algo que parte de nosotros mismos, una idea (que luego se materializa…), una capacidad que desarrollemos… La ampliación de la existencia es algo que parte de nosotros, la materia ya está ahí de siempre, se va combinando de una manera, de otra. El efecto innovador son nuestras capacidades.
Como siempre, hasta que no lo vives, no sabes lo que significa, aunque sí puedes darte cuenta del impulso que antecede a un acto creativo. Es algo que se despierta desde dentro, por eso se habla de inspiración…el acto provocador e irresistible de un contacto más completo, que además lleva a la satisfacción propia de una interacción concluida y el paso a otra aventura interactiva.

Meritxell Castells 20/1/2014

2 Comments

  1. El miedo a actuar, las dudas me llevan a no comentar, a no interactuar y a una insatisfacción que se expresa como una sensación desagradable en el la boca del estómago.

    1. Pero esto no es una conducta natural, es algo adquirido. El tema es que estas historias están dando vueltas condicionando la vida de las personas. ¿Dé donde salen los prejuicios? ¿las barreras?…de uno mismo, de cómo concibes lo que existe. La clave para cambiar esto es la conciencia del presente. Observarte e intentar dar sentido a lo que estás haciendo, y como no lo tiene, tú misma entras en lo absurdo de actuar con esas barreras y eso desaparece. Me entiendes? La mayoría de lo que hacen las personas es inercia, se hace porque es lo que has hecho siempre. Conciencia es la palabra mágica para resolver los conflictos actuales…todos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by Skylight
%d a los bloggers les gusta: