Información y manipulación

 

 

La conciencia colectiva nos hace previsibles. Empezar a salir de este fenómeno es buscar la propia certeza

 

La interacción con el entorno es un acto cada vez más definido. Nuestros sistemas se perfeccionan y somos capaces de captar más información. A más de-finición, más finitud en niveles de la materia donde empiezan a manifestarse unos principios más avanzados, que se expresan primeramente en un acto considerado como desorden, por manifestar una rotura con la clasificación clásica moral.
¿Por qué pasa esto?
Porque adoptamos un patrón de funcionamiento donde dejamos pasar la acomodación. Es como si nos faltara lo que yo llamo “la frecuencia libre”, que es aquella percepción que permite darnos cuenta de cuando algo ha completado su acción con nosotros, y nos toca pasar a otra cosa (este concepto lo explico con imágenes de manera sencilla en un post en el blog joven, freefrequency.net).
Esta “frecuencia” puede “desafinarse”, pero no perderse. Realmente sabemos cuando hemos completado nuestra acción con algo, pero buscamos la percepción como algo extraordinario y ahí el error. Es tan natural como la misma evidencia. Y la dejamos pasar…entrando en una nueva aventura ante una multiplicidad que se abre a resolver nuevos retos, apareciendo el fenómeno de la manipulación de la información.
Cuando funcionamos como conciencia colectiva somos previsibles, y si además ponemos por delante esa acción cómoda de no buscar la información por uno mismo, estamos poniendo en bandeja ese acto, que se manifiesta sin ninguna resistencia…hasta que empieza a ser extremadamente desbordante, en su exceso justo para hacer que reconozcamos que no hacemos nada porque creemos que no sabemos qué hacer.
Empieza el reto de la creencia en uno mismo. La lucha interna ante una evidencia que en momentos así aparece como un acto de supervivencia avanzado, y la limitación que ofrecen los fenómenos que no encajan, pero que hemos creído que han de hacerlo.
Entonces pensamos que necesitamos métodos de verificación…y alguien nos dice 🙂 que el sistema de verificación más exacto que existe es uno mismo. Aún así esta afirmación tan potente ha de ser verificada, y si el mejor sistema fuera uno mismo, no nos queda nada más.
Estamos en unas necesidades que lo primero que se nos presenta trascender es esa clasificación clásica moral. Lo que es bueno y lo que es malo, parece que todo deba clasificarse para comprobar si vamos por “buen” camino.
Cualquier cosa es posible en el aprendizaje y la adversidad está siendo el gran prometedor, sobre todo en el desarrollo de la substancia mental. Las interacciones cada vez son más complejas, estamos evolucionando y nuestras capacidades las favorecen. La creencia real en uno mismo implica el reconocer nuestra base, la substancia vida, saber exactamente qué es. Completar nuestra evolución biológica para seguir libremente en otros campos. El orden natural que hay en nosotros reconoce la expresión exacta de una información verdadera, pero no lo vivimos conscientemente como para saberla identificar. Ese es el punto, identificarla y darle finitud (definición). Es el compromiso con uno mismo, en nuestra necesidad de ubicarnos.

Posted by Meritxell Castells 8/3/2013

2 Comments

  1. Algunas consideraciones sobre el pensamiento y la información.

    El pensamiento en el hombre en la era moderna le ha valido para producir numerosos inventos, a partir del siglo XX, la revolución industrial supone en la vida de las personas un punto de inflexión en la historia de la humanidad. El desarrollo de la “conciencia” en su forma más lógica como pensamiento, ha incrementado su potencial en las áreas de carácter tecnológico, la nueva era tecnotrónica ha invadido nuestras vidas. Tanto el desarrollo del pensamiento como la conducta derivada del razonamiento, se produce de forma mecánica.

    Al parecer tenemos alguna conclusión ha toda nuestra inventiva, nuestros inventos son el producto de nuestro pensamiento, las máquinas como tal, reproducen de alguna manera u otra el proceso que se ejecuta en nuestro cerebro, en nuestra psique se producen los pensamientos mecánicamente, cabe suponer que la “imaginación” del pensador queda restituida por la información de las experiencias que ha vivido, toda la información que contiene el cerebro se ejecuta sin investigación o análisis previo, como si de un robot se tratara.

    La intuición del hombre también queda anulada por el proceso mecánico del pensamiento.

    Debemos suponer que los sentidos de las personas también quedan aletargados, la formación del pensamiento no se producirá a partir de una sensación objetiva del hombre a partir del yo interior y después hacia el exterior (entorno), y sí, sufrirá debido a la incapacidad para reconocerse como individuo, un cambio que lo conducirá a una forma de pensar subjetiva, sin capacidad de estudio, reducido a la forma más básica del desarrollo humano en su pensamiento, esto significa que somos manipulados por la propaganda, por la información, por las experiencias sin previo análisis, etc, etc

    1. Sí, está claro que no paramos de repetir patrones, pero es que la manera de pensar, la matriz que contruye pensamientos es la misma. Esto puede servir un tiempo para unas cosas, pero para entrar en otros fenómenos de la materia hemos de entrar en otras “matrices” de pensamiento (de ahí lo de Substancia Libre…). En cuanto a la imaginación, es otra historia. Una cosa es la fantasía, y otra el mundo de las imágenes y nuestra interaccion con el mundo real en bae a esto. Algo que deriva de lo que os expliqué en el artículo “qué es la realidad?” y que iré extendiendo poco a poco. La intuición como dices, lo mismo. cualquier mecanización lleva quedarse en una forma estática en todo. El sistema lo quiere así… El que es máquina, es completamente previsible, hasta se podrái hacer un manual de él. Gracias por tu aportación 🙂

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by Skylight
%d a los bloggers les gusta: