La esencia de la comunicación

 

La comunicación consciente nos abre al evento de la transmisión exacta de información, con todo lo que ello supone. Os lo explico.

 

 

La comunicación tiene como finalidad establecer contacto, y se realiza con la acción de transmitir información.
La información puede o no adoptar una forma, pero en ambos casos no excluye el principio de transmisión de algo, que podemos definirlo como una identidad porque tiene una características definidas. Puede ser una idea, un dato, una noticia…puede ser una verdad, una mentira, un sentimiento, un enunciado, electrones, virus… Cualquier cosa puede transmitirse de una manera u otra.
Sea lo que sea lo que se transmite, es igual de válido para lo que realmente hay tras este fenómeno, el desarrollo de una capacidad. La acción de conectar.

El fenómeno, desde la perspectiva de la materia, se fundamenta en principios químicos. Es lo que delimita su existencia, como un moderador que solo deja pasar aquello que responde a un intercambio exacto a la parte manifestada de los componentes que participan. Por ejemplo, pensemos en la química del planeta, unos elementos concretos que definen la vida, y que se mezclan, algunos con más armonía que otros, pero todos están dentro de los límites que aseguran la vida. No cabe en el sistema un elemento que no encaje de alguna manera en este modelo coherente de nuestra química concreta. De la misma manera, la sociedad es un compuesto de personas con diferencias, dentro de unos límites (no hay seres de varias cabezas ni gente con la boca en la espalda, etc). Hay una cierta coherencia que podemos ver en los puntos comunes que tenemos todos, y que nos permiten convivir juntos en un espacio. Esto pasa para que las interacciones tengan un orden natural y la vida se asegure su supervivencia.
Hay un orden en las mezclas que hacemos, los intercambios.
Esto es el porqué. Ahora quiero contaros el cómo.

¿Como funciona la comunicación? Os he dicho que la información que se transmite es más o menos exacta dependiendo de la relación de los componentes. A partir de aquí, la amplitud de esa comunicación determina si es más completa o no.
Cuando lo que se transmite es verdadero, el que recibe la información tiene una reacción concreta que se expresa claramente en el cuerpo, que puede reconocerse y nos vale para determinar si la información es verdad. Esto es muy útil en informaciones indirectas, noticias, etc. Pero en cualquier caso, cuando el contacto es directo, el desarrollo de este arte en la comunicación se realiza directamente.

Si estamos hablado de información más mundana, la que puede transmitir un diario por ejemplo, es información indirecta. Si alguien te explica qué es una naranja, la información puede ser más o menos exacta dependiendo del conocimiento del transmisor. Pero si es la naranja entera la que se presenta ante ti, la oportunidad de la exactitud es más evidente. La naranja es la naranja, con la totalidad de su información a cualquier nivel. En este caso que haya más o menos transferencia de información depende del observador.
El secreto de un contacto se expresa entre elementos que son fuentes directas de información. La finalidad inconsciente en la mayoría es la exactitud, un principio inherente en la materia. ¿Qué sentido tiene lo contrario? La vida busca perder el mínimo de energía-tiempo. En la comunicación más elemental no hay mentira, y sí hay verdades parciales. Por eso, la amplitud de la transmisión consciente depende del observador, pues es el que pone el “filtro” dependiendo de lo que es capaz de contener.
Cuando observas la materia, cualquier cosa, por ejemplo una flor, con un mínimo de conciencia de lo que esa parte del todo supone, queriendo llegar a conocer, pero sin el deseo de poseer, fácilmente generado por un estado de deseo típico de momentos concretos de nuestro desarrollo como individuos…observando con respeto y la honestidad suficiente puesta en la recepción de lo justo, para conservar el equilibro de las relaciones entre la materia… O sea, conciencia del acto. Cuando esto pasa, la misma belleza te envuelve en una transmisión…una especie de reacción en cadena entre la voluntad de ver esa belleza y la reacción que causa tu estado en esa flor, pues no puede resistirse a ese deseo, liberando su información para transmitírtela. Lo que se transmite es completitud…belleza en sí misma que representa la información al completo. Es entonces cuando te das cuenta de que el Amor es exactitud, una identificación consciente con la materia.

Además. la misma completitud del contacto, supone una transmisión íntegra de todos los componentes…a cualquier nivel. Por eso, la interacción es tan importante como el mismo existir. Lo que asegura la supervivencia son aspectos de la existencia, pero la interacción es lo que asegura la evolución.
Cualquier comunicación es íntegra a nivel inconsciente, tengámoslo en cuenta. Nuestra labor en el desarrollo cognitivo es hacerla consciente.

Por Meritxell Castells 28/9/2013

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by Skylight
%d a los bloggers les gusta: