CÓMO LLEGUÉ A DESCUBRIR EL LENGUAJE DE LA NATURALEZA?

Meritxell Castells dando una conferencia en la Universidad de Medicina Rafael Nuñez en Cartagena de Indias- Colombia

Existe una CONEXIÓN natural entre seres de un mismo ecosistema, en este caso, contemplemos el ecosistema Planeta Tierra como una red de organismos interconectados cuya supervivencia depende de la simbiosis entre todos los Humanos. los Humanos portamos el componente de la OPCIÓN y en ello el hacer CONSCIENTE esta conexión. La Naturaleza así se adentra en el reto de la libertad como acto inteligente conservando el orden natural. Saber situarte permite conocer y acompañar conscientemente este sabio proceso…

Mi vida no tiene más secreto que estudiar el porqué de la función de una célula, un árbol, una estrella o una galaxia. Todos nos movemos en la misma dirección, la corriente de la evolución en la que avanza el universo. Como vida, somos coherentes hasta que uno decide lo contrario. La libertad de cambiar la dirección viene con la opción, y ello puede hacer que uno tergiverse el concepto de libertad, llevándolo al terreno de las fuerzas involutivas. La opción es humana, y es el factor que nos permite elegir de manera consciente el orden o el desorden. De aquí podemos extraer dos cosas, que la libertad viene con la consciencia, y que la verdadera elección de continuar siendo Orden Natural es el que determina la verdadera identidad libre, pues independientemente de que sea libre, sigue siendo orden natural.
Así pues, me di cuenta de que, ni la libertad implica desorden, ni el orden natural implica no libertad, y por ello me di cuenta que debía existir el Orden Natural Libre, un concepto que hay que entrar mucho en ello para saber lo que puede significar.
Siempre he buscado lo más obvio, y lo encuentro en la sencillez de lo que es la Naturaleza y nuestros cuerpos. Fue en ello donde encontré el impulso de la Naturaleza de buscar la libertad conservando su esencia. Conocía la kinesiología y su lenguaje puramente binario. Encontré en ella una simple expresión que muchos consideran comunicación. Para mí, la comunicación es un acto inteligente dentro de un contexto interactivo y es ilimitado dentro de su química. Es por eso que la técnica kinesiológica binaria es, solamente eso, o puede ser algo más si eres capaz de observar y liberar las cualidades extraordinarias de la Naturaleza. Sí, el observador determina el nivel de la comunicación. La Naturaleza es sumamente inteligente y se muestra en el máximo respeto que es la tendencia a la no entropía. La comunicación es natural, y de la misma manera que sucede la mínima Entropia en la completitud entre pregunta y respuesta, la Naturaleza muestra su inteligencia según el emisor. Es entender que una entidad inteligente no pierde el tiempo, está claro.
Tras ello, hay un sentido todavía más profundo y magistral para la evolución, y es que “la belleza” del otro (la comunicación) es algo que te has de ganar, cuando solventas la diferencia entre tú y ese otro. Tras esto está el mito de Pan, y el salirse de la inercia de las fuerzas de la involución. Para entenderlo, os propongo entrar en la etimología de las palabras guerra y belleza, ambas del mismo origen, aunque en la actualidad es interpretado de manera diferente al no comprenderse verdaderamente los conceptos. Guerra es lucha de opuestos, es un intento de comprender la diferencia, de verla más allá de la amenaza que gestiona la substancia emocional y sus representantes más habituales, el miedo y la rabia. Ante lo diferente, el emocional rechaza, en cambio una mente inteligente ve una oportunidad de intercambio, de ampliar lo que es.
Pan nos lo explica desde la perspectiva personal, la lucha con el propio instinto en la posesividad de lo bello, aquello que te has de ganar sin poseer, pues si aparece el instinto de poseer, lo pierdes. La belleza es representante de la perfección, la mínima Entropia. Es el resultado de considerar los contrarios como armonía. En conflicto, la diferencia es vista como “tú o yo”. El reto es la armonía, “tú y yo”. La armonía no excluye el conflicto, precisamente es armonía porque ha conseguido la existencia conjunta de contrarios sin anularse, por eso si se consigue, el resultado es Belleza, Arte.
Entrar en los campos de información de la Naturaleza tiene su “Arte”. Cada reino supone un reto. Solventar la diferencia es parte de nuestra evolución. La interacción consciente representa en estos momentos la libertad y somos los humanos quienes nos la hemos de ganar.

Así pues y resumiendo, la comunicación se fundamenta en la afinidad, que va más allá de los límites de la especie o reino, pues se manifiesta en lo que resuelvas la diferencia entre tú y cualquier ser, sea del reino o especie que sea. Entremezclado en esta resolución, existe un lenguaje universal cuya clave es la auto-sinceridad, que en los humanos tiene que suceder de manera consciente. La comunicación con otros reinos aporta evolución dentro de una simbiosis que sigue manifestándose como constante, pues es la base y el legado de los mundos en su Orden Natural. La Naturaleza es tan sabía que hasta en esto nos ayuda! Pues sabe de la necesidad humana de existir desde la opción libre en dicho Orden Natural. La inteligencia del universo busca expresarse en su diversidad, en la mínima Entropía. La belleza es inteligencia, y los seres humanos somos un estadio más de la bella complejidad del Universo evolucionando en el Arte de la comunicación.

© Meritxell Castells

24 julio 2020