EL DETECTOR NATURAL DEL PELIGRO (Reflexión)

el Volcán Fagradalsfjall (Islandia)

Ayer hizo una semana que hubo la primera erupción del volcán Fagradalsfjall cerca de Reykjavik. Era un viernes, y el fin de semana, el volcán fue visitado por centenares de personas entre ellas yo. El trayecto requería cierto esfuerzo porque para llegar hasta el volcán necesitas casi 1 hora de coche desde Reykjavik y después de 2 a 3 horas andando (había diferentes rutas). Todo esto con vientos de unos 50km/h y temperaturas muy bajas. En la isla somos unos 350.000 habitantes, yo creo que media Islandia estaba allí como si nada jajaja… Quiero comentar un fenómeno para reflexionar, interesante en estos tiempos por el estado extremo donde está llegando la sociedad, la mayoría todavía humanos. Algunas personas veían una locura ir a ver el volcán. “Por qué? -les decía yo- has visto alguna vez un volcán?”… “No -me contestaban- 

La mayoría de los miedos vienen de ideas que uno mismo adopta de otras situaciones, dejando a un lado la percepción real del peligro. Cuando uno no sabe pensar, adopta ideas que oye de los demás. Claro que el volcán es fuego y gases! Y cuando están en una erupción activa fuerte es mejor no acercarse sin protección. Pero un peligro no significa tener miedo, son cosas que van por vías diferentes. El miedo es más una respuesta a la ignorancia y solo muestra que no te conoces, ni conoces tu ecosistema ni lo que representa lo que tienes delante.

En cuanto al volcán, solo hay que ponerse en el lado adecuado para verlo, detrás del viento y evitando las zonas donde se pueden desprender piedras. Cada situación es distinta, pero cómo saber cuándo es un peligro real?

En este caso lo que sentí allí fue un sentimiento natural de que todo estaba en su sitio. No tuve miedo, sentí a La Tierra y a ese fenómeno como parte de ella. Es algo que siento desde hace años, se ha ido potenciando desde mi descubrimiento y adentramiento en las leyes de la Naturaleza y nuestra natural capacidad de autocurarnos, como hacen los animales en su medio natural. Después reflexionando, me di cuenta de lo alejada que está la gente de sí misma hasta extremos. Todos los seres de La Tierra tenemos un instinto natural para detectar el peligro, cuando este es real. Pero qué pasaría si lo perdieras? Eso sí que es grave, porque si hay algo que hace reaccionar ante lo que puede materte, es tu capacidad natural de detectar la verdad de una situación. El verdadero detector del peligro te permite pasar a la acción cuando es necesario, y pensar con seriedad la mejor opción. Es la actitud más coherente a la hora de abordar un peligro, tomar decisiones y de ahí asegurarte la supervivencia. 

Veamos como ejemplo lo que está sucediendo ahora. Años atrás nadie se hubiera planteado pasar por someter a su organismo a la incertidumbre de un experimento genético. Pero el miedo es tan extremo que a los que les falla la conexión con su instinto de supervivencia, pasan por encima la coherencia de la verdadera inmunidad y del hacer lo correcto por su cuerpo. Desde el pánico no vas a ver nada, al contrario. Pero cuántos quieren ver la verdad para poder hacer lo correcto?

Cuando veo lo que está pasando me cuestiono si quizá es que La Tierra está en un proceso acelerado de selección natural. Lo más natural y coherente del mundo es que un ser mire por su ecosistema y cuide su propia diversidad.

Pregúntate…

Cómo está tu instinto natural? 

Y cómo saber si uno ha perdido su propio instinto? Es fácil verlo, pues ese ser se vuelve destructor de su ecosistema. A afectos prácticos esto es la locura, pues ningún ser destruye su medio. Ahora pensar en la sociedad, en lo que hacen los gobiernos, lo que hace la gente… Tras ello hay cada vez más una carencia de esta conexión, que es lo que verdaderamente genera la supervivencia. 

Ya hace años que la gente ha perdido la conexión natural, su instinto de supervivencia, y es peor, que por terror entreguen esa capacidad al mayor asesino silencioso de la historia, alimentado desde la idea errónea de que el propio ecosistema es un peligro. Esto es absurdo, porque cualquier ecosistema, sea un bosque, una célula, un árbol, un humano, una bacteria, un planeta… está organizado para sobrevivir

Quien ve a su alrededor solo enemigos no ve la verdad, y convierte su mundo en una constante amenaza al que hay que combatir. Esta idea es contraria a la verdad que representa un ecosistema y su supervivencia. Un colectivo sobrevive si está conectado. Las bacterias y los virus son parte del ecosistema, nos ayudan a mejorar nuestra relación con el planeta

Todos los seres de La Tierra formamos parte de este ecosistema. En el digestivo tenemos bacterias que son esenciales para la vida. Cada ecosistema tiene su medio, sus características (ph, temperatura, humedad…). Si esto cambia, esos organismos que nos ayudan se convierten en dañinos, igual que a un gremlin cuando le echas agua o le das de comer a partir de media noche. El ecosistema, las condiciones de vida es importantes respetarlas. Cuando estamos conectados con nuestro ecosistema, tenemos el instinto natural que necesitamos para ver lo que es correcto, tomar decisiones y rechazar lo que no nos corresponde. 

Cuando quieres ver la verdad por ti mismo recuperas tu instinto. Y ello permite pensar y actuar correctamente.

El miedo mata más que cualquier virus, pues induce a hacer locuras y abordar la situación sin coherencia como es lo que está pasando.

Para comprender la verdad, solo hace falta mirar a tu alrededor, ahí está todo, por encima de cualquier información engañosa generada por intereses. En el Universo y la Naturaleza los intereses son la supervivencia y el desarrollo y lleva casi 14 millones de años demostrándolo.

Meritxell Castells

27-3-2021