EL VALOR DE UNA VIDA (Reflexión)

El valor de un país no se mide por su dinero, ni por su estatus socio-económico, ni por el armamento que posee, ni por su tecnología. Se mide por el valor que sus gentes le dan a una vida, porque es eso lo que nos define como especie, y es así como nos presentamos ante las estrellas. 

El asunto es… Conocemos realmente este valor? No desde la avaricia del que se aferra con una causa más o menos materialista/espiritual, ni desde la moral u otros motivos surgidos de la cultura. Alguien sabe qué venimos a hacer aquí?

La vida… Llamamos vida a un periodo de unos 80 años (unos más, otros menos), donde venimos a morir. Y qué más da lo que hagas, que será lo te lleves. La cuestión es… Estás muriendo correctamente? 

Se ha especulado mucho sobre ello. Muchos piensan que “es igual, cuando mueres, te liberas de todo”. Ya, pero, y si no es así? He descubierto que el estado químico de un cuerpo en el momento de morir condiciona su trascendencia, y que la gente no está muriendo correctamente a causa del deterioro del órgano encargado de ello = Pulmón. Y no es por una enfermedad, sino la cantidad de tóxicos que este órgano está recibiendo, y que está cambiando su bioquímica. 

El asunto empieza en una falsa idea, que permite una causa, y que tiene además el condicionamiento del miedo sumado a una ignorancia que desplaza el instinto de sobrevivir. Ponerse por encima de tu Orden Natural es una forma de libertad, pero no creo que sepáis si ello finalmente lleva o no a la esclavitud. 

Toda información está en la burbuja de la historia, pues el Tiempo no es lo que parece. Ante nuestros ojos está lo que necesitamos saber.

Meritxell Castells, 18 junio 2021