CARTA A LOS CIENTÍFICOS

Hola,

Esta carta va dirigida especialmente a la comunidad científica, y a todos aquellos que dicen trabajar para el progreso de la humanidad y la conservación de la vida.

La grandeza de un ser humano no está en sus títulos, ni en su estatus socio-económico, ni en sus adquisiciones. Está en el valor que ese individuo le da a una vida, porque es eso lo que nos define como especie, y es así como nos presentamos a las estrellas.

El valor de la vida debe ser estudiado y conservado desde el respeto con máximo rigor científico, con estudios consistentes y transparencia de intenciones. El rigor empieza en la honestidad y el respeto a la vida, rechazando lo que la atenta. Es entonces cuando a nuestro trabajo lo podemos llamar progreso.

El estado actual del planeta es la suficiente demostración empírica del fracaso de nuestra sociedad. Con un sistema educativo que ha demostrado no ser la expresión correcta para la supervivencia, y ni siquiera para el desarrollo. Pobreza, nuevas enfermedades, explotación de recursos naturales al extremo, destrucción de ecosistemas, extinción de especies, el clima, idiotez, infelicidad, crisis en todos los sistemas, corrupción, contaminación de la tierra, las aguas y el cielo, indefensión, adicciones… 

Muchos quizá os cuestionéis que no habéis estudiado tantos años para que ocurra esto, pero es la realidad, y responsables somos todos. En hay una sociedad inteligente no hay políticos corruptos, y los retos que impulsan el desarrollo están fuera de la dinámica actual.

La Ciencia es un instrumento de conocimiento y desarrollo. Está para demostrar todo, no para negar por negar lo que no ha podido demostrar todavía. Es una conducta dualista y lleva a una estructura de conocimiento y análisis limitado. Hay más superstición que en los inicios del pensamiento crítico, y esto no es progreso. Carl Sagan lo predijo, pues como científico y además buen divulgador, podía anticiparse solo viendo la alteración del orden químico que empezaba a realizarse en su época. El Orden Natural se fundamenta en esta organización química, que es la base del equilibrio de los ecosistemas y fundamento del pensamiento claro y coherente en los seres humanos.

Aprender a pensar es una invitación constante de la Naturaleza inteligente. El abejorro volando nos dio una lección, pero quién la ha aprendido? Negar algo es como decir que no existe. El Universo es muy grande para concluir con tal afirmación. Algo tan evidente y antiguo como la conexión natural entre los seres de un ecosistema, la inteligencia de un organismo, y todo lo que compone la demostración empírica de un Universo de millones de años es nuestro legado, y debe ser la base con la que se observa todo, porque es el estudio de mas rigor que tenemos.

Mirad el planeta al borde del colapso, fruto de lo que habéis llamado progreso durante años y qué hacéis? Construir cohetes para ir a destruir otro? Eso es una demostración de inteligencia? O es que a priori, todos somos idiotas hasta que se demuestre lo contrario?

La ciencia no es ciencia si no respeta la vida. Es más sabio un pájaro porque sabe conservar su ecosistema? O una abeja porque sabe llevar a la práctica la ley natural de la optimización?

Puede la ciencia demostrar por qué el animal conserva su ecosistema y el hombre no? Qué hacemos aquí? Ahora tenemos una labor y está muy clara: Nuestro mundo… Debemos demostrarnos lo que somos como especie. No se puede hacer ciencia desde intereses ajenos al progreso, y es progreso aquello que genera legado y no daña el medio, es simple.

La verdadera inteligencia no es el resultado de estudiar, sino de aprender a llegar por ti mismo a la información sin necesidad de libros, profesores ni tratados. Solo hemos de mirar los antiguos sabios, que hacían mejor ciencia casi sin instrumentos. La información está en ti, en la Naturaleza, en el Universo… Sólo hay que moldear el propio cerebro para llegar a ello. El saber es la expresión directa de todo. Por ejemplo, tu corazón late, es una expresión de sabiduría natural. Sabes como latir tu corazón… Lo sabes pero no conoces cómo sucede. Tus células saben optimizar, expresan leyes físicas, químicas, saben matemáticas! Lo haces aunque no conozcas todavía cómo lo haces. Las leyes de la ciencia están todas ahí, es sabiduría natural. Estudiar debe enfocarse a generar una estructura de conocimiento para conocer lo que ya sabes. Esa es la clave! Y es lo que nos enlaza con lo que estamos estudiando. El resultado es una relación con el mundo desde la conexión natural que genera respeto. Da valor a la vida, porque reconoce la inteligencia de nuestro cuerpo y nuestro medio. Y lo más importante es que nos abre a darnos cuenta de que la inteligencia tiene muchas formas, nos genera una base pensante para adentrarnos en la interacción con otros mundos. 

Soy consciente que sin considerar una referencia sólida los caminos pueden desviarse, pero tenemos la opción de rectificar. Reconocer lo correcto es fácil, pues es coherente con todo, no daña y siempre genera un desarrollo en todo lo que abarque su campo de acción. 

El sistema de desarrollo/conocimiento de esta época ha separado al hombre de la Naturaleza, y eso nunca debe pasar, porque es ponerlo en contra de su supervivencia. La idea de desarrollo se ha corrompido. Desarrollar tecnología no significa esclavizarse a ella, llevamos un desarrollo paralelo. El desarrollo de la máquina está limitado al desarrollo de nuestro cerebro. Dejar de avanzar en pro de la máquina nos condena a la esclavitud y la idiotez. Esto está acabando con el pensamiento crítico, y sin ello no hay ciencia, solo máquinas biológicas que obedecen y ejecutan protocolos que deciden otros con fines poco transparentes. Somos mentes desarrollando pensamiento, creando una humanidad inteligente, generando verdadero progreso y desarrollo. Mejorando nuestra identidad de especie para salir a las estrellas desde el respeto por nuestro mundo. 

Ser libre es tener el poder de evolucionar. Y entonces… Es evolución el progreso tecnológico, químico, financiero y médico cuando están enfocados a la destrucción de la vida?

Aquellos que se creen los dueños del mundo en realidad son esclavos de la involución.

Los gobiernos han dejado claro que no van a cambiar. Y lo han hecho con el lenguaje de la acción/inacción. Ver el colapso y seguir en lo mismo o peor, muestra intención al colapso. Quien no hace nada está colaborando con ello, sea por miedo, orgullo o por no perder su trabajo o status. Qué valor tiene todo eso si no nos queda nada? Por qué esa dirección de destruir la belleza que es nuestro mundo? En la Naturaleza, en todos los seres que habitamos el planeta está la mayor fuente de sabiduría que existe, la mayor enciclopedia natural de todas las leyes, están las claves, las preguntas y las respuestas de la ciencia! Está todo!

Una cosa es la ciencia y otra el pensamiento científico, una herramienta que todos necesitamos para enfocar y comprender el mundo. Y cada uno elige ponerle el rigor de la verdad que se permita conocer. Que alguien haya estudiado una carrera de ciencia no significa que ejerza el pensamiento científico.

Actualmente la mayor parte de las ramas de la ciencia están al servicio de una economía impulsada desde la competencia, el consumismo y la avaricia, dejando de lado la economía como instrumento de desarrollo basada en el valor de los intercambios. Veo a la mayoría de científicos sumisos a un sistema corrupto de destrucción o alimentando quejas sin pasar a la acción, o parar radicalmente la acción destructiva. Dónde está vuestra inteligencia? Si el uso de la ciencia fuera correcta no estaríamos en esta situación límite. Avanzar no es tener tecnología sino aprender a pensar, y no puede hacerse de verdad fuera del valor por la vida. Si el logro que habéis conseguido no sirve para parar esta destrucción, ello indica que no es correcto. Hay que tener el valor de reconocer el error, y volver al punto de inicio, aunque eso signifique empezar de cero. 

En cualquier organismo solo existe una enfermedad, que es el fallo de la capacidad de auto-restaurarse. Es la base de la supervivencia, por eso solamente el hecho de no hacer lo incorrecto es suficiente. Ser lo mejor o lo peor del planeta es decisión de cada uno, pues no hay ninguna ley en el poder humano ni en la Naturaleza que obligue a un ser a atentar contra su propio orden químico natural o el de su medio.

Con sinceridad,

Meritxell Castells, Islandia 1 Enero 2022

ENGLISH VERSION